Saltar al contenido

Cómo jugar la bandera de fútbol

En el futbol siempre hay algo de que hablar hoy veremos Cómo jugar la bandera de fútbol

El fútbol es sin duda el rey de este deporte, uno de los favoritos del mundo que gana cada vez más adeptos. En Bubble Football sabemos muy bien que te encanta y amas diferentes actividades al mismo tiempo. Así que el plan es pisar una gran pelota inflable y rodar por el campo para marcar un gol en una de las versiones más divertidas de esta disciplina que siempre es genial.

Hay muchos tipos de futbol

Pero claro que hay otros tipos de fútbol que tienen miles de aficionados en el planeta, y el fútbol americano es uno de ellos. Si bien para muchos es un deporte que nunca han practicado porque es más propio de culturas como Norteamérica o Canadá, es una disciplina que cuenta con muchos adeptos en todo el mundo. Sin embargo, hay algo que para algunas personas es la principal característica de estas actividades y una limitación en su práctica: la gran cantidad de contacto entre sus jugadores, que muchas veces desemboca en encuentros violentos que resultan en lesiones y golpes, lo que desalienta a muchos a practicar. Deporte por diversión.

Para los que temen un plumón que lo dejará en el suelo sin poder levantarse, existe una modalidad perfecta que esencialmente permite practicar este deporte: fútbol bandera, una experiencia diferente y divertida donde el mínimo contacto entre ellos reduce drásticamente el riesgo de lesiones a los jugadores.

Como buena alternativa para niños y adultos, la bandera de fútbol tiene el mismo propósito y reglas que su padre, pero con una diferencia importante: en lugar de bloquear y atacar a los jugadores para terminar su juego, simplemente hay que quitar una de ellas. Las banderas cuelgan del cinturón del jugador contrario. De esta manera, no es necesario tirar al jugador al suelo o tener contacto físico con él para detener el juego.

Historia de la bandera de fútbol

El fútbol de bandera surgió en los Estados Unidos de una manera muy extraña. Su padre, el fútbol americano, ya era muy popular, pero los soldados estadounidenses que participaron en la Segunda Guerra Mundial no podían atreverse a practicarlo en bases militares por miedo a sufrir lesiones, lo que impediría su participación en misiones y batallas. Ningún soldado se arriesgaría, por lo que la modalidad cambió un poco y los jugadores comenzaron a atarse una bandera a su ropa. Cuando el oponente lo agarró, el juego se detuvo sin derribos, tacleadas ni violencia de ningún tipo.

Los soldados se habrían divertido sin saber que se convertirían en padres de una disciplina que practican miles de personas en la actualidad. A su regreso a casa, comenzaron a difundir esta práctica, que en 1950 contaba con diversas ligas recreativas integradas por aficionados.

En 1960, se estableció la primera liga de fútbol de bandera nacional en St. Louis, donde se modificaron algunas reglas y la práctica se conoció oficialmente como un deporte. Ya se jugaba en universidades estadounidenses a fines de la década de 1970, lo que significó que su popularidad siguió creciendo.

Bandera de fútbol, ​​igual de divertida pero sin contacto

Esta disciplina física requiere estrategia, inteligencia y perseverancia para conseguir la máxima puntuación de la misma forma que en el fútbol americano. Las reglas son las mismas, pero no se hace contacto, por lo que gana el equipo con más puntos.

Los equipos están formados por al menos 6 jugadores, 5 en el campo y 1 como jugador suplente, y un máximo de 10 participantes con 5 suplentes. Cada juego dura 40 minutos en dos mitades de 20 minutos cada una, lo que la convierte en una actividad emocionante tanto para los participantes como para los espectadores.

La puntuación es la misma que en el deporte principal: un touchdown vale 6 puntos, un safety 2 puntos, obtienes 2 puntos extra por tiros desde la línea de 12 yardas y 1 punto extra por tiros desde la línea de 5 yardas Las mejores estrategias, las más geniales pases, y los jugadores más rápidos en llegar a la zona de anotación son los ingredientes esenciales para que un equipo tenga éxito en un juego de bandera de fútbol.

Si quieres hacer una actividad original en la que te muevas y actúes con estrategia y compañerismo, pero sin demasiados riesgos, entonces no hay duda de que la bandera del fútbol es para ti. Una forma divertida y segura de disfrutar de uno de los deportes más populares del mundo en su versión más suave. ¡Adelante, practica! Si te gustan los deportes originales, seguro que te encantará.